Búsqueda avanzada

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

LA GUARDIA SUIZA PONTIFICIA
Título:
LA GUARDIA SUIZA PONTIFICIA(Edición Digital)
Subtítulo:
Autor:
KARINA GRACIELA SALAZAR
Editorial:
CHIADO EDITORIAL
ISBN:
978-989-52-1373-3
Páginas:
314
Derechos sobre el eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
3,00 € Comprar
Ayuda ebook

Sinopsis

Los tiempos son cada vez más turbulentos y el papa Julio II sabe que cada día se levantan más herejes que se rebelan contra la Santa Iglesia. Ya no puede fiarse del auxilio de ningún emperador, rey o duque. El que hoy es un aliado mañana se convertirá en un enemigo acérrimo de la fe. ¿A quién irá, si sus más temidos enemigos se paran a las puertas de Roma exigiendo la rendición de sus pobladores? La ciudad pontificia no es un país común y corriente. No existe la ciudadanía como tal. No cuenta con un ejército propio que lo pueda defender de adversarios externos? Hasta ahora. Corre el siglo XV y las luchas de poderes hacen del arte de la guerra un negocio rentable para una población muy numerosa y con pocos recursos para mantenerla en pie y bien alimentada. No tienen rey, ni lo necesitan. La Confederación Helvética tiene que saber jugar muy bien sus cartas. Neutralidad ante todo para poder subsistir. Jürg tiene un secreto muy oscuro que lo atormenta. Y debe pagar su falta hasta el último día de su vida. Para aliviar su culpa y encontrar un poco de paz, ha dejado su fortuna y su vida acomodada para tomar los votos y ayudar con comida y un poco de educación a todos los pobres, y también a aquellos que, sintiéndose pobres de espíritu, necesitaran asistencia espiritual. Entre esos pobres se encuentran dos niños ordinarios del pueblo: Urs, de familia de tamberos y queseros, y Regula, la sirvienta de su madre. Entre los ricos, se encuentra Reto, hijo de una familia de comerciantes acomodada, cuyo destino ya fue marcado, pero su sueño es viajar y formar parte de la guardia suiza. El desarrollo de sus aprendices excede lo esperado por su maestro. Y antes de que Jürg se dé cuenta, han aprendido a volar? sin él. Todos ellos dejarán Suiza central para cumplir con la voluntad de Su Santidad: la de poseer su propia Guardia Pontificia.